Entrantes

Gulas salteadas con champiñón y gambas

IMG_20131019_223336

 

Hoy toca una comida rápida, rica, proteínica y sobre todo fácil.

Antes de nada os pongo unos datos que he encontrado de los tres principales ingredientes de esta receta:

Las Gulas : La pasta de gula se fabrica, en todos los casos, a partir del surimi, producto que desde hace nueve siglos se fabrica en Japón. Se trata de un picado de músculo de carne de pescado blanco, y también se utiliza para hacer los famosos palitos de cangrejo. Por si lo queréis saber, la carne se extrae de un pescado blanco llamado Abadejo de Alaska que es familia del bacalao. Éste se mezcla con varios aceites vegetales, no he podido encontrar su procedencia porque no lo aclaran, clara de huevo, harina de trigo (o fécula de arroz), proteína pura de soja, extractos de anguila o almeja y para marcar el lomo (y no los ojos) tinta de sepia.

El Champiñón: Este hongo tiene un sabor neutro y delicado, con un aroma ligeramente nogado en los ejemplares más maduros. Es popular en gastronomía y de escaso rendimiento calórico, conteniendo alrededor de 20 calorías cada 100 gramos. Es relativamente rico en fibra alimentaria, así como en vitaminas B6,C y D.

    1. Ración 100 gramos100 gramos

      Calorías 22
    2. Lípido 0,3 g
      Ácido graso saturado 0 g
      Ácido graso poliinsaturado 0,2 g
      Ácido graso monoinsaturado 0 g
      Colesterol 0 mg
      Sodio 5 mg
      Potasio 318 mg
      Glúcido 3,3 g
      Fibra alimentaria 1 g
      Azúcar 2 g
      Proteína 3,1 g
      Vitamina A 0 IU Vitamina C 2,1 mg
      Calcio 3 mg Hierro 0,5 mg
      Vitamina D 7 IU Vitamina B6 0,1 mg
      Cianocobalamina 0 µg Magnesio 9 mg
    3. Entre las fuentes se incluyen: USDA
      Comunicar un error/Más información

 

 

Las Gambas: son el crustáceo decápodo más consumido en la Península Ibérica. En España se consumen principalmente dos especies de gambas: la gamba blanca o Parapenaeus longirostris y la gamba roja o Aristeus antennatus, de excelente calidad en el Mediterráneo.

La primera posee unas dimensiones de 5-15 cm y un peso que oscila entre los 7-25 gramos. Su cuerpo muestra un abdomen desarrollado, con caparazón flexible y delicado, dos series de 5 patas dispuestas a ambos lados y palmeadas. La cabeza presenta un rostro convexo, fino y alargado, en la parte alta dispone de antenas que actúan como buscador de alimento, ya que no dispone de nariz para oler sus capturas. Las vísceras quedan dispuestas en su cabeza y la parte alta del lomo.

La gamba roja o rosa desarrolla mayores dimensiones, llegando hasta los 18-22 cm. Su estructura corporal es similar a la gamba blanca con alguna salvedad: sus tres primeros pares de patas poseen pinzas, la cabeza puede llegar a representar la mitad de su cuerpo y sus antenas ostentan un mayor tamaño.

Son un alimento rico en proteínas, vitaminas y minerales, así como bajo en grasas. Los niveles proteínicos que se pueden encontrar en su organismo alcanzan los 21 gramos de cada 100 de porción comestible, su valor energético es muy bajo, apenas del 2 al 5% de grasa, proporcionando entre 65 y 105 calorías (dependiendo de la variedad) cada 100 gramos. Los grupos de vitaminas que aportan las gambas son principalmente B y E, mientras que entre los minerales destacan el fósforo, calcio y hierro.

Después de estos datos que espero os resulten interesantes, os dejo la receta.

Ingredientes:

1 Paquete de gulas.

1/2 Bandeja de champiñón fresco.

2 Dientes de ajo.

Aceite de oliva.

100 gr. de gamba fresca.

1 Guindilla cayena.

Sal

Pimienta

Perejil.

Preparación:

El champiñón fresco se puede comprar laminado o entero. El laminado suele venir limpio, pero el entero hay que limpiarlo.

LLenamos de agua un bol, sacamos el champiñón de la bandeja y le cortamos la parte del tallo que viene con tierra y deshechamos. Metemos el champiñón entero dentro del bol con agua. Así con todos los champiñones que queramos limpiar.

Una vez todos remojados cogemos uno por uno y lo frotamos con los dedos hasta que pierda toda la tierra que suelen tener. El haber estado dentro del agua agiliza la tarea de limpiarlos.

Una vez limpios, los partimos con un cuchillo en láminas.

Picamos el ajo en brunoise fina.

Pelamos las gambas, quitándoles tanto la cabeza como la cáscara del cuerpo. Estos desperdicios de la gamba se pueden aprovechar para hacer un caldo.

En una sartén añadimos el aceite de oliva (1 cucharada), el ajo y la cayena. Rehogamos y cuando adquiera color dorado le añadimos el champiñón en láminas. Se va dando vueltas lentamente. Este hongo suele soltar mucho agua por lo que retiramos el agua que ha soltado en exceso. Se suele oscurecer al cocinarlo. Procurar que al retirar el exceso de agua no perdamos el ajo y la cayena.

Añadimos ahora las gulas y las gambas y dejamos que de un hervor. Salpimentamos y añadimos un poco de perejil picado.

Listo.

 

NOTA: En el caso que alguien quiera aprovechar las cabezas de las gambas para un caldo, sólo tiene que en un cazo añadir una cucharada de aceite de oliva y rehogar en él las cabezas, añadimos una hoja de laurel, 1 diente de ajo entero y llenamos de agua. Dejamos cocer 1/2 hora a fuego lento. Quedará ideal para añadir a cualquier pescado en salsa o a algún arroz con pescado.

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s